Ser feliz en la escuela: un curriculum feliz

Ser feliz en la escuela: un curriculum feliz

felicidad

Casi todos los niños, niñas son felices, al llegar al colegio es de suma importancia que esta felicidad llegue junto a ellos a la escuela y que se mantenga. La escuela de hoy tiene que trabajar por incluir en su curriculum la felicidad como competencias necesarias para aprender; una forma de cambiar la escuela es con nuevas formas de crear pedagogías: desarrollando el pensamiento lateral, trabajando en redes y con redes de aprendizajes, con estrategias basadas en proyectos, o en tareas. Usando las inteligencias múltiples, el aprendizaje colaborativo, la creatividad como rutina diaria y el poder de las pregunta.

Una estrategia que podemos utilizar son disfrutar de todas las actividades diarias en que cada actividad sea evaluada entre todos coevaluación, esto ayuda a la comunicación, conocer los intereses y las emociones de todo el grupo. Otra son las variadas y ricas experiencias en el aula, evitar las columnas y transformarlas en aulas tipo paneles horizontales para que todos puedan verses las caras.

Una forma de mantener el estado de ánimo por aprender es introducir en las salas de clases: talleres creativos, los talleres sensoriales y visuales; talleres de creación y construcción  cada tema o contenido escolar tenga sentido, valor y un uso práctico de lo que hacen, recoger todo lo mejor de las clases, las emociones, la energía y sus aportes. Esto fortalecerá desde edades tempranas su red de aprendizaje y su red de contactos y habilidades sociales.

Para aprender es necesario tener salud, alimentación adecuada, vestido, hogar y familia. Pero también es necesario tener las condiciones óptimas para rendir a plenitud, esto es base para estar a gusto y animados siempre. Pero todo maestro tiene que ser modelo y guía de esa plenitud y disfrute.

 

 

Guardar