El esfuerzo y la mejora en el rendimiento académico: un compromiso docente

El esfuerzo y la mejora en el rendimiento académico: un compromiso docente

docente 2

El año 2016 nos invita a ser docentes innovadores, líderes del proceso de aprendizaje capaces de mediar, guiar y orientar el proceso, con capacidad de superar las dificultades de aprendizaje y responder a las necesidades del estudiantado, garantizando una educación inclusiva, equitativa y de calidad promoviendo oportunidades para todos.

Los resultados del tercer estudio regional comparativo y explicativo, TERCE 2014, en que participa Panamá, nos han revelado que aún no es suficiente el acceso a una escuela, el derecho a aprender y participar de escuelas inclusivas, capaces de atender la diversidad. Para la UNESCO evaluar la calidad de la educación nos permite avanzar en la garantía de este derecho desde los logros de aprendizajes en los estudiantes de tercero y sexto grado de primaria en las áreas de la lectura, matemática y ciencias naturales.

Este año estamos llamados a seguir construyendo nuevos aprendizajes, subir los niveles educativos que deben mejorarse según el último estudio, qué nos toca a los docentes aunar esfuerzo desde el compromiso.

Ese compromiso docente según la investigaciones educativas, duran toda la vida. Como se puede advertir, cuando se habla de compromiso docente, se entrecruzan: conocimientos, saberes, hacer, tiempos, espacios, valores e imágenes sociales que adquieren sentido en el quehacer diario del aula. El trabajo es arduo porque seguimos enseñando para la escuela y no para la vida (John Dewey nos proponía lo contrario ya a finales del siglo XIX). Hay que cambiar la enseñanza en algo mágico, en algo sugerente y adaptándose a los cambios que ocurren a nuestro alrededor. Manteniendo la belleza del hacer didáctico, inspirar e ilusionar a todos los estudiantes para aprender descubriendo, aprender con alegría, y mantener la conexión del aula con el hogar hablando un solo idioma.

Hay estrategias a seguir para cumplir con ese compromiso entre ellos el uso de un lenguaje entendible para los estudiantes, manejar el tiempo disponible para alcanzar los aprendizajes propuestos, organizar y planificar todas las clases, hacer uso de los conocimientos previos, dar respuestas a todas las dudas, trabajar junto a las estudiantes como un solo equipo para alcanzar los aprendizajes previstos. Realiza evaluación constante de los aprendizajes desde un clima agradable, con clases dinámicas y activas y finalmente, Utiliza efectivamente los recursos didácticos.

Desde tres principios estándares que van desde el manejo didáctico: inicio, desarrollo, cierre de la clase y uso de recursos didácticos. Hasta mantener un clima afectivo del aula como filosofía de vida escolar es esfuerzo grande un compromiso docente de vida.